Redacción | San Fernando.- La concejalía de Inclusión y Políticas Sociales está diseñando los nuevos programas municipales -Programa de Ayudas para suministros vitales y prestaciones de urgencia social, Programa de Emergencia Social y Programa de ayudas económicas familiares- a la realidad social de San Fernando, con el objetivo de que ningún ciudadano o ciudadana que reúna los requisitos deje de percibir las ayudas que les pertenecen y puedan contar con suministro mínimos vitales, tales como electricidad, agua, alquiler de vivienda, etcétera.

Tal y como ya se viene realizando en otras delegaciones municipales como la de Urbanismo, desde Servicios Sociales se trabaja en una nueva instrucción para adaptarse al Proyecto de Ley de Servicios Sociales de Andalucía, ya aprobado por el Consejo de Gobierno el 12 de enero de 2016, que responderá a la aparición de nuevas y crecientes necesidades permitiendo al sistema adaptarse mejor a las circunstancias actuales y a las previsiones futuras.


Entre otras cuestiones, esta Ley, que está plenamente orientada a la ciudadanía, es también integradora de los derechos de la persona, desarrollando posibilidades de participación e implicación.

Como ocurre con los profesionales y usuarios del SAS, la Ley reconocerá entre los derechos de los usuarios y usuarias de los Servicios Sociales a la libre elección del profesional de referencia y a un segundo diagnóstico de su situación.

De esta forma, desde esta concejalía del Ayuntamiento isleño se está trabajando “con mucha antelación” para que, una vez que entre en vigor la nueva ley andaluza, “estemos preparados para afrontar los nuevos cambios legislativos y no perder tiempo en adaptarnos a posteriori”, asegura la concejala de Inclusión y Políticas Sociales, Ana Lorenzo.

Se busca, incide, “flexibilizar trámites, agilizar procesos y evitar, por ejemplo, desplazamientos a otras ciudades para obtener algún documento o informe que se solicite, de forma que podamos tramitar las ayudas con mucho más rapidez que hasta ahora y ningún usuario o usuaria quede sin las ayudas que le corresponden”.

Según detalla Lorenzo, en el diseño de los nuevos programas se amplia el periodo temporal de disfrute de las ayudas económicas, así como el incremento de alguna de las cuantías y la compatibilidad entre alguna de ellas.

En esta misma línea de actuación, se enmarca la firma del convenio con Endesa, para que a ninguna persona en situación o riesgo de exclusión social se le suspenda el suministro de energía eléctrica, y se continua apostando por el convenio con Hidralia para evitar la suspensión en el suministro del agua.

Además, se está permanentemente en contacto con otras administraciones públicas “para agilizar trámites en la medida en que se pueda” y evitar que la ciudadanía resulte perjudicada en sus derechos y obtengan las ayudas económicas con mayor rapidez, asegura Ana Lorenzo.

Compartir con: