Redacción | Puerto Real.- El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Puerto Real ha procedido al sobreseimiento provisional y archivo de la querella por apropiación indebida y malversación de caudales públicos contra las antiguos responsables de la piscina municipal. Esta querella fue aprobada por unanimidad el Pleno del mes de septiembre, a instancias del alcalde, Antonio Romero.

La falta de pruebas que justifiquen la perpetración de los delitos de apropiación indebida que se exponían en la querella ha sido la causa de este archivo, ya que al no poder entrar en las instalaciones a tiempo no se ha podido acreditar, según el Juzgado, los elementos que habían sido sustraídos.


En este sentido, el teniente de alcalde Alfredo Charques recuerda que “la piscina se ha llevado un año cerrada y hasta enero de 2016 no se pudo acceder a las instalaciones por la ineficacia de las gestiones del equipo de Maribel Peinado. Sin entrar en el Complejo, pocas pruebas se pueden obtener para demostrar lo que ya sabíamos, que se estaban llevando elementos que pertenecían a la instalación”.

En su escrito, la Fiscalía indica que “existían otras vías con las que contaba la administración para el acceso a las instalaciones, como por ejemplo el secuestro de la concesión”. Charques recuerda que “en su momento, el hoy teniente de alcalde de Urbanismo, Iván Canca, entonces en la oposición, planteó el secuestro de la concesión como alternativa para evitar el cierre del complejo, algo a lo que el anterior gobierno del PA se negó rotundamente. De hecho, sin ir más lejos, en el pleno de marzo de este año, el señor Plaza insistía en ridiculizar una idea, la del secuestro, que como explica el escrito de la Fiscalía hubiera servido para evitar el cierre. Ahora nos toca reparar los errores del señor Plaza. Afortunadamente vamos por el buen camino, y nada de esto va a significar paralizar el proceso de reapertura de las instalaciones”.

En relación con la causa de malversación, la Fiscalía no considera que las cuotas pagadas por los usuarios como caudales públicos.

El alcalde, Antonio Romero, ha anunciado que el gobierno municipal “ha tomado la decisión de esperar a terminar el proceso de liquidación del complejo y buscar una reapertura del caso una vez tengamos más pruebas. La situación en que se encuentra la piscina es uno de los muchos ejemplos de la mala gestión y el destrozo que ha ocasionado el PA en estos años y trabajaremos duro para arreglarlo y llegar hasta el final, y más en un asunto que tanto preocupa como el de la Piscina municipal. “

Romero concluye: “Que tenga claro la ciudadanía que este asunto no acaba aquí, pues lucharemos por que ni Tomás Sánchez ni las personas que le ayudaron a cometer este atropello se vayan de rositas.”

 

Compartir con: