publicidad


Cuatro han sido las detenciones que han tenido que realizar los agentes de la Policía Local durante el fin de semana, tres de ellas por un presunto delito contra la seguridad vial y la otra por un presunto delito de desobediencia grave a los agentes de la autoridad. Así pues, poco antes de las seis de la tarde del viernes, un conductor efectuaba una llamada a la Jefatura de la Policía Local, comunicando que el vehículo que le precedía por la carretera de La Barrosa, conducía de forma anómala, invadiendo constantemente el carril contrario. De inmediato, una patrulla de agentes que se encontraba de servicio de vigilancia por la zona se dirigió al lugar indicado, siendo alertados por varios conductores de un accidente de tráfico que acaba de ocurrir.

 

Una vez en el lugar, pudieron comprobar que la matrícula de uno de los vehículos implicados correspondía con la facilitada instantes antes por la llamada telefónica. Puestos al habla con ambos conductores para averiguar lo que había ocurrido, observaron que uno de ellos presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, por lo que, una vez informado de los derechos y obligaciones que le asisten, el grupo de atestados de la Policía Local realizó las correspondientes pruebas de detección alcohólica, dando resultado positivo, que cuadruplicaba la tasa de alcohol permitida para conducir. Con todo lo anterior, se procedió a la detención de MABR, de 40 años, vecino de Chiclana, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

 

En otro orden de cosas, el sábado por la mañana, hubo una intervención de la grúa municipal para retirar un vehículo estacionado indebidamente en la zona de carga y descarga de la calle Doctor Pedro Vélez, comprobándose, además, que carecía de seguro e itv. Cuando se procedía a efectuar la retirada, se personó quién dijo ser el conductor y propietario, siéndole solicitada la documentación tanto personal como del vehículo, encontrándose éste a nombre de otro titular. También se negó a entregar la documentación personal, comenzando a realizar comentarios despectivos respecto del agente y de la Policía Local, marchándose corriendo del lugar, teniendo el agente que salir tras el, logrando alcanzarlo, produciéndose un forcejeo entre ambos y teniendo que reducirlo, ya que se encontraba en gran estado de agresividad.

 

Ante tales hechos se procedió a la detención de JMG, de 39 años,  natural de Mérida, como responsable de un presunto delito de desobediencia grave a los agentes de la autoridad. Al detenido le constaban diversos antecedentes policiales por delitos de lesiones, contra la seguridad vial, amenazas, robo, desobediencia y resistencia y amenazadas en el ámbito familiar.

 

El día domingo, poco después de la media noche, una llamada alertaba otro vehículo conducido de forma anómala, esta vez por la carretera de Fuente Amarga. Desplazados hasta la ubicación facilitada, los policías vieron el vehículo, procediendo a seguirlo para comprobar lo manifestado. Efectivamente, circulaba de forma anómala, frenando y acelerando bruscamente, invadiendo parte del carril contrario. En vista de lo anterior, y haciendo uso de los dispositivos acústicos y luminosos, le indicaron que se detuviera, haciendo caso omiso, teniendo que ser apoyado por otro. vehículo policial, consiguiendo finalmente que se detuviera.

Cuando procedían a la identificación del conductor, apreciaron que presentaba fuerte olor a alcohol, así como constantes pérdidas de equilibrio, por lo que le realizaron las pruebas de detección alcohólica, resultado positivas. Se identificó y detuvo a DGA, de 24 años, con domicilio en El Puerto de Santa María, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial

Ese mismo día, a las 1.45 horas, agentes que se encontraban realizando una patrulla de vigilancia de población por el callejón de los Frailes, observaron un ciclomotor que se incorporaba a dicha vía, sin mirar ni aminorar la velocidad, y sin respetar las normas de circulación sobre preferencia, por lo que ante tal actitud, decidieron identificar la conductor. Durante la intervención, éste manifestó a los agentes que no poseía ningún tipo de permiso de conducir, hecho éste que fue comprobado a través de la base de datos de la DGT. En vista de lo anterior, se procedió a la detención de AMR, de 20 años, con domicilio en la ciudad, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.