Costa Cádiz Comunicación

Un Decreto trampa

Un Decreto trampa
24 enero
11:00 2017

Consumo en Positivo | Miguel Ángel Ruiz.- Levábamos tres semanas esperando la aprobación definirá del Real Decreto que iba a regular las devoluciones por cláusula suelo y, el pasado viernes, por fin, vió la luz este texto normativo que es muy gris en cuanto a los derechos de los ciudadanos.

Desde mi punto de vista es muy insuficiente el texto en diferentes cuestiones a la vez que crea figuras ya existentes en el ordenamiento jurídico español ampliando los plazos legalmente previstos con anterioridad. Se trata, por tanto, como muchos esperábamos de un puro espejismo que va a frustrar más si cabe los derechos de los ciudadanos.

En primer lugar es de lamentar que no se haya aprovechado la ocasión para regular otras cuestiones que los ciudadanos están reclamando a los bancos: gastos de constitución de hipotecas, IRPH, etc. ¿Es que estos temas son menores que la tan famosa cláusula suelo? ¿No merecen igual protección extrajudicial si realmente se trata de eso el texto en concreto? ¿Por qué no se pide igual solución para las cláusulas suelo recogidas en contratos hipotecarios suscritos por empresas? A por ellos Es importante por el bien de todos. animo a los afectados a que lo hagan y no se conformen ni tengan miendon abogad

Igualmente, Se deja en manos de la entidad financiera el cálculo de las devoluciones y si ésta se produce o no. Por lo tanto, no hay una obligación expresa y legal. De hecho, resulta llamativo que la propia patronal de la banca haya bendecido un Real Decreto que supuestamente perjudica sus intereses. Por tanto, vemos una clara intencionalidad de protección de los intereses económicos de estas empresas en lugar de dedicarse a dar solución a los afectados.

Recuerden una cosa cuando vayan a un banco: quien nos la ha colado una vez va a volver a hacerlo posiblemente.

También se echa en falta un modelo de reclamación o de procedimiento lo que implica la improvisación con la que se ha abordado este asunto y la posible intencionalidad de tapar un parche para que los ciudadanos piensen que realmente se les está dando una solución cuando en la práctica no la va a haber salvo buena voluntad de las entidades financieras o lo que dictaminen los tribunales. Se trata, por tanto, de un auténtico disparate al poder cada entidad financiera establecer su propio sistema de reclamaciones con total libertad.

Otro aspecto negativo del texto es que el allanamiento en la demanda no supondrá condena en costas para los bancos. Por tanto, se obliga a reclamar judicialmente a los afectados sin la garantía de recuperar el coste de la reclamación. Esto va a obligar a muchos afectados con cuantías mínimas a renunciar a sus derechos. Esperemos que los tribunales tumben este texto normativo al vulnerar previsiblemente la tutela judicial efectiva.

Pero hay que seguir. Hay que reclamar y por ello animo a los afectados a que lo hagan y no se conformen ni tengan miedo a reclamar. Es importante por el bien de todos. A por ellos

 

 

Compartir con:
Compartir

PUBLICIDAD