Redacción.- Recientemente se ha condenado a un ex funcionario del Ayuntamiento de Cádiz, a pagar al consistorio la cantidad de 29.920 euros, por no acudir a su puesto  de trabajo desde el año 2004 y hasta marzo de 2010.

En la sentencia se recoge que en octubre de 2010 el  Ayuntamiento acordó abrir un expediente al susodicho por una falta “muy grave” del Estatuto Básico del Empleado Público por “abandono del servicio” y “falta injustificada”.


Los hechos se remontan al año 1998, cuando el Ayuntamiento firmó un convenio de colaboración con la empresa pública AGUAS DE CÁDIZ, por lo que el empleado del que hacemos mención, se encargaría de unos controles en la estación de la “Martona”.

Según el texto judicial, el trabajador “no llegó a acudir a su puesto de trabajo ni llegó a realizar tarea alguna”, eso sí,  no dejó de cobrar sus nóminas durante el periodo correspondiente a 2004 y hasta 2010. La voz de alarma saltó tras descubrir el anterior delegado de Personal, José Blas (PP), que el citado trabajador no prestaba servicio alguno en la empresa “Aguas de Cádiz”. Datos que salieron a la luz en uno de los repasos que se hacen de manera periódica a los convenios firmados con distintas empresas. Y menos mal, ya que si esta revisión no se hubiese producido, la situación continuaría sin que nadie se hubiese percatado de nada.

Tras conversaciones e investigaciones de la situación, fue Aguas de Cádiz la que por su parte aseguró, que no sabía absolutamente nada del citado trabajador desde el año 2004. Situación que puso en jaque al Ayuntamiento, ya que de igual manera hacía años que no conocía nada sobre el paradero del mismo.

Una situación surrealista que ha mantenido a ambas partes, tanto a Aguas de Cádiz como al Ayuntamiento gaditano, engañados durante seis años y desembolsando una cantidad a un individuo por no desempeñar ninguna labor encomendada.

Así las cosas, la sentencia recoge, que el decreto aprobado por el consistorio no es propiamente un procedimiento sancionador sino la “devolución de cantidades indebidamente cobradas”.

La cantidad que ronda los casi 30.000 euros, se antoja complicada para este gaditano que tiene que hacer frente próximamente. Por ello ha solicitado al alcalde de Cádiz, José María González (Si Se Puede Cádiz), clemencia en este asunto que le explota en la cara, sin que pueda hacer nada para remediar lo ocurrido durante el periodo de tiempo, donde estuviera cobrando una nómina por unos servicios no prestados.

Compartir con: