Redacción | Rota.-  El alcalde de Rota, José Javier Ruiz Arana, ha podido comprobar esta misma mañana cómo funciona el novedoso sistema de tecnología inteligente incluido en el Servicio Municipal de Agua, integrado en el modelo de Smart City Rota, y que permite disminuir en un 15 % el agua que se pierde por roturas que no afloran a la superficie y son difíciles de detectar, en las tuberías de Rota.

El primer edil, que ha estado acompañado por Antonio Gragera Molina, se ha referido a este sistema como un muy buen ejemplo de cómo aplicar las nuevas tecnologías revierte en beneficios para la ciudadanía, y para la gestión eficiente de un recurso tan importante como el agua.

Todo esto permite lograr un ahorro de agua equivalente al consumo anual de una población de 6.000 habitantes; y que el rendimiento de la red de abastecimiento de Rota se sitúe en el 90,86% (porcentaje de agua facturada respecto al total del agua captada y puesta en las tuberías para su consumo), un nivel muy superior al 75% que se estima de media en Andalucía, según el informe del Defensor del Pueblo Andaluz de 2016.

Esta importante mejora se enmarca en el Plan de Actuaciones de Mejora del Rendimiento Hidráulico que ha venido desarrollando desde 2009 Aqualia, gestora del Servicio Municipal de Aguas, y que se ha traducido en la preservación de un 15% del volumen de agua que hasta entonces se perdía por las fugas subterráneas.

Esto hace que la localidad esté mejor preparada que otras para una fuerte sequía como la que atravesamos, puesto que dispone de una red de tuberías más eficiente en la que se aprovecha mejor el agua que viene del sistema de embalses de la Sierra de Cádiz.

Este Plan de Mejora del Rendimiento se ha basado en 3 líneas de actuación:
1.- La creación de sectores hidráulicos
2.- La prelocalización de fugas mediante sensores inteligentes
3.- El control de la presión mediante la implementación de tecnología remota

Sectores hidráulicos

Se ha dividido la red de abastecimiento de todo el municipio en 18 “trozos” (sectores), cada uno de los cuales cuenta con un contador y medida de presión y caudal. Para esta actuación Aqualia ha empleado más de 90.000 €. Esta inversión permite, en primer lugar, controlar el volumen de agua que se suministra a cada zona y detectar un posible aumento anormal del volumen distribuido, lo que suele ser indicativo de averías. En segundo lugar, esto facilita atender de forma personalizada a cada una de las zonas de la ciudad asignándole una presión y caudal específicos según las características técnicas y orográficas (mayor o menor altura principalmente) que tenga.

Paralelamente, en aquellos de estos sectores en los que la presión resultaba excesiva, se han instalado válvulas reguladoras de presión. Con estos elementos se consigue equilibrar la presión, sobre todo por la noche, y minimizar, de esta forma, la aparición de roturas por sobrepresión en las tuberías.

Además, en caso de avería, la sectorización posibilita acotar mucho más la zona afectada, evitando cortes de agua al resto de calles o barrios, y disminuir el tiempo de suspensión de suministro necesario para proceder a reparar. Además, las pérdidas de agua como consecuencia de las averías cada vez son menores al poder actuar más rápido teniendo acotada la zona afectada.

Prelocalización de fugas mediante sensores inteligentes

Para la localización de las fugas de agua no visibles en la superficie con la máxima rapidez se han puesto en servicio equipos de última generación para prelocalizar roturas mediante el sonido. Se trata de sensores inteligentes que se van rotando en distintas ubicaciones instalándose en arquetas, hidrantes, acometidas, etc y que entran en funcionamiento a las 03’00h de la madrugada, cuando el consumo es mínimo. Durante una hora hacen un barrido en el que detectan en un radio de 100 metros el ruido que hace la salida del agua por un orificio (avería) de una tubería a presión y cada día a las 07’00h de la mañana transmiten a una web las ubicaciones de fugas que detectan para su control y seguimiento por parte de los técnicos de Aqualia.

Una vez localizada la fuga de agua con estos prelocalizadores inteligentes, se determina la ubicación exacta en la calle por personal especializado, con el uso de otros instrumentos que también se guían por el sonido (geófono y correlador acústicos). Aqualia dispone de una brigada especialista que se dedica cada día exclusivamente a este trabajo, realizado en horario nocturno.

Control de la presión mediante la implementación de tecnología remota

En la principal Estación de Bombeo de Agua Potable (EBAP) de Rota, Aqualia ha instalado un sistema de telecontrol inteligente, cuya función es poder manejar a distancia, a través de un programa informático, la presión con la que dicha instalación impulsaba el agua a la red.

De esta manera, se regula y controla en todo momento la presión suministrada al municipio en función del caudal que se demande. Así se ha conseguido ahorrar mucha agua por fugas y roturas en periodo nocturno y mejorar notablemente la presión en las horas de máximo consumo, así como en periodo estival, cuando la demanda es mayor por la afluencia de turistas.

Todas estas actuaciones han puesto de manifiesto la beneficiosa relación tecnología-ciudad que el Ayuntamiento promueve en su concepto de Rota como Smart City. Gracias a ella se ha contribuido a la preservación del agua, recurso escaso, y a la mejora de la calidad del servicio que reciben los roteños.

Compartir con: