publicidad


Los gobiernos de la Bahía de Cádiz suman esfuerzos para apoyar a la plantilla de trabajadoras y trabajadores de Konecta, actualmente sumida en un conflicto laboral tras el anuncio de cierre de la sucursal que opera en la ciudad de El Puerto.

publicidad


“Un apoyo unánime”, según Antonio Fernández, que hoy ha quedado de manifiesto en el encuentro convocado por el primer teniente de alcalde delegado de Fomento y Empleo al que han asistido el alcalde de el Puerto David de la Encina; el concejal de gobierno José Luis Bueno; el alcalde de Puerto Real, Antonio Romero, y el primer teniente de alcalde de Cádiz, Martín Vila. También han acudido representantes del Comité de Empresa y el responsable de Recursos Humanos de Konecta Jaime Castel.  

Este apoyo, manifiesta Antonio Fernández, se ha traducido “en un compromiso por parte de los gobiernos de la Bahía para mantener la unidad en la defensa de los puestos de trabajos de las 200 familias afectadas por el cierre anunciado y trabajar de forma conjunta apoyando siempre a la plantilla”. A juicio del responsable de Fomento y Empleo “estamos ante lo que pudiera ser una sangría al empleo en la Bahía de Cádiz y estamos dispuestos a colaborar siempre que haya garantías para mantener puestos de empleo estables”.

Por su parte el alcalde David de la Encina ha reiterado su compromiso personal y como alcalde de El Puerto “de apoyo rotundo a las 200 trabajadoras y trabajadores con quienes he estado desde el primer momento en el conflicto y seguiré estando hasta el final a su disposición, implicándome al máximo nivel para que no se pierdan estos puestos de trabajo”. En este sentido De la Encina pone en valor “la magnífica labor que está desarrollando todo el Comité de Konecta en representación de la plantilla encabezada por su presidenta Toñi Ortiz y la unidad de las fuerzas que componen dicho comité”.

Antonio Romero, alcalde de Puerto Real, ha insistido en que “aunque estamos haciendo todo lo que se encuentra en nuestra mano, es difícil encontrar soluciones con este tipo de empresas cuya única opción planteada hasta ahora, sin reparo alguno, consiste en que las instituciones públicas les hagamos un trabajo comercial de búsqueda de clientes. Solo les interesa el beneficio económico, y quieren calmar a la plantilla con un traslado a otra planta cuando la misma empresa sabe que eso resulta inviable, por la precariedad del contrato y del sueldo que tienen”.

También ha querido pronunciarse Martín Vila, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cádiz, quien al respecto asegura que «nuestra Bahía no se puede permitir la pérdida de un solo puesto de trabajo, así que estaremos apoyando al Comité en todas y cada una de sus reivindicaciones, agotando los plazos para evitar que el traslado se produzca». Vila ha denunciado al respecto de esta situación que pone en riesgo el mantenimiento de puestos de trabajo que «las últimas reformas laborales facilitan a empresas justificar cierres y traslados con meras cuestiones técnicas u organizativas y no económicas, como ha corroborado el representante de la empresa durante este encuentro, para dejar en la calle a casi 200 trabajadores”.

Por último Antonio Fernández lamenta que “la empresa tenga ya una decisión tomada y esgriman que el cierre viene propiciado por motivos organizativos, estando amparados por una ley laboral que mira más por las empresas que por las personas. Aunque insisto, vamos a pelear codo con codo con la plantilla para revertir una situación que se antoja muy complicada”.