Consumo en Positivo | Miguel Ángel Ruiz.- En estos días se ha abierto todo un debate social en torno a una cuestión que debería estar zanjada y que, sin embargo, desde un punto de vista de los medios de comunicación y algunas administraciones públicas se ha reabierto. Estamos hablando de la venta ambulante ilegal, es decir, aquella que se desarrolla sin licencia para efectuar ese tipo de venta y que, en base a ello, no cumple con la normativa legal vigente en cuanto a los productos que se venden o la manipulación de los mismos.

Siempre he dicho que quien comete una irregularidad suele hacerlo de manera continua, es decir, suele tener más de una. Quien vende de forma ilegal alimentos, estos productos llegan por canales irregulares.


Pues bien, tanto en la Unión de Consumidores de Cádiz como en el Colegio de Veterinarios de la provincia de Cádiz hemos iniciado una campaña informativa para consumidores referente a la necesidad de que los consumidores eviten la compra de este tipo de productos. Si los ciudadanos no consumen productos irregulares, este tipo de ventas no se producirían, es decir, se erradicarían totalmente al no tener mercado al que ofrecer los productos.

Por ello, los consumidores deben conocer los riesgos para la salud de la compra de este tipo de productos. En la Unión de Consumidores de Cádiz hemos alertado varias veces sobre este asunto cuando hablamos de gafas de sol, productos cosméticos y en la alimentación. En todos los casos se incide en la salud de la ciudadanía. No es sólo un tema de competencia desleal, que también, sino que se trata de un asunto que viene a provocar importantes perjuicios para la salud. En el mejor de los casos se queda en un riesgo potencial pero, en algunas ocasiones, hablamos de graves problemas para quien consume estos productos y tiene la mala suerte de que se le provoquen daños.

El problema está como siempre les indico en la falta de controles, en la necesidad de reforzar los efectivos de las administraciones públicas para evitar que este tipo de ventas se produzcan. Por eso insistimos en la necesidad de establecer controles y de aumentar el número de efectivos con dotaciones presupuestarias mayores y no a la baja como viene sucediendo desde hacer varios años.

Lo que no cabe es, además, un discurso de disculpa de quien realiza este tipo de ventas como medio para ganarse la vida. Las administraciones públicas y los políticos que están al frente de ellas deben garantizar que todo ciudadano se pueda ganar la vida, tenga trabajo, pero, de una forma legal, es decir, con una actividad profesional o laboral que no esté al margen de la ley. El dar carta de naturaleza a estas ventas irregulares conlleva dar comprensión a la ilegalidad y ello puede conllevar un peligro para quien consume este tipo de productos. Eso no se puede permitir, no puede concebirse y es necesario el concurso de todos (empresarios, consumidores y administraciones públicas) para evitar que se siga produciendo este tipo de actuaciones al margen de la ley.

Les insisto, va a en beneficio de su propia seguridad y salud.

 

Compartir con: