Consumo en Posivito | Miguel Ángel Ruiz.-  El Consumo tiene un carácter estacional, es decir, dependiendo de la época del año nos encontramos reclamaciones o consultas de una tipología u otra. Lo mismo podemos decir de las recomendaciones que como organización de consumidores realizamos.

Hoy, en la columna que este periódico me permite escribir, el tema del que me apetecía comentarles algo era de las diferentes ferias que un nuestras ciudades van a empezar a celebrarse.

Una vez más hay que apelar a la responsabilidad de todos. La de las Administraciones Públicas a la hora de tomar medidas de control, es decir, de inspección para que todo funcione correctamente. La de los empresarios que ponen su prestación de servicios o la venta de productos de cara a que éstos sean seguros. Y, finalmente, la de los propios consumidores evitando la compra de productos en la venta ambulante ilegal y denunciando posibles irregularidades no sólo desde un punto de vista personal sino que, desde una opción de responsabilidad, desde el colectivo. Para evitar que existan irregularidades en el mercado que puedan afectar al conjunto de consumidores y usuarios.

Como obligaciones de las casetas yo señalaría dos fundamentalmente: en primer lugar, que exista una información previa del coste de las diferentes consumiciones y la posibilidad de reclamar, es decir, que haya hojas de reclamaciones y, en segundo lugar, que se tenga especial cuidado con las condiciones higiénico sanitarias de las personas que manipulan los alimentos, y también, de los sitios en los que estén estos alimentos, debiendo existir limpieza, control de la cadena de frío y una trazabilidad de los productos que se exponen para su venta.

Las Administraciones Públicas tienen que velar porque haya una correcta manipulación de estos alimentos, del etiquetado de los mismos y de todas esas condiciones adicionales de las que hemos hablado antes. Así, no se debe pasar la mano ante la venta ambulante ilegal, es un claro peligro que puede llegar a afectar a la salud de los consumidores.

Y, finalmente, los consumidores. A los que les pido que utilicen el transporte público y que tomen esas medidas de denuncia a las que antes les refería.

Con todo ello estoy convencido que habrá buenas ferias que es de lo que se trata.

A pasarlo bien consumidores