publicidad


Redacción | San Fernando.- El viernes de Feria en San Fernando, estuvo caracterizado por la concentración que realizan las Salineras de todos los años pasados.

La historia de esta figura representativa de la ciudad, tuvo lugar a las puertas de la Caseta Municipal, congregando a unas cincuenta Salineras.  Todas ellas ataviadas con el traje típico y algunas de calle, acompañada por sus pequeños, tomaron la caseta para brindar por un nuevo año de reunión.

Este encuentro anual supone para muchas, el recuerdo de aquellos momentos emocionantes que en su año tuvieron la oportunidad de vivir en primera persona, llevando por bandera el nombre de San Fernando. Algunas de estas mujeres en esta edición 2016, no han podido compartir esta cita por motivos personales o laborales, pero mandaban un mensaje a través del resto de compañeras anunciando la vista del próximo año.

De las Salineras más antiguas vistas en el real, la de 1981, Maite Rodríguez Labandón o María José Suárez que junto a varias de 2006, cumplían en esta edición, diez años desde que fueron proclamadas.

Historia y recuerdos,  salían a relucir en conversaciones que entre ellas mantenía o brindaban a los compañeros de Costa Cádiz Comunicación, en el reportaje realizado durante la concentración. Como anécdota recuerdan una de 2006, donde el alcalde de aquel entonces,  Manuel María de Bernardo y la delegada de Fiestas, Charo Álvarez junto a varias Salinera;  tuvieron que ser rescatados del agua por la rotura del pantalán de la Magdalena. Tras bajarse del barco en el que acompañaban a la Virgen del Carmen en su tradicional procesión marítima y pisar el pantalán, el mismo se vino abajo, dejando una estampa inolvidable, captada por la prensa que allí se encontraba, quedando para el recuerdo de todos, sin que hubiera que lamentar males mayores.

Así las cosas, hubo tiempo también para hablar de la evolución del traje de Salinera que en antaño, no presentaba el mismo aspecto que en la actualidad. El mismo se ha ido modernizando, y el último que conocemos fue un diseño de dos afamados compañeros de prensa isleños.

Muchos trajes, bandas de todos los años y mujeres con un rumbo diferentes al cual le conocimos hace años, siguen siendo todo un referente por su simpatía, saber estar, belleza e inteligencia con la que se caracteriza la mujer isleña.