publicidad


La apuesta de Olivia Petroleum por la Bahía de Cádiz como sede para el tráfico y almacenamiento de graneles líquidos entronca con el impulso que Zona Franca quiere dar a las operaciones de comercio exterio

La Zona Franca de Cádiz está reactivando las operaciones de tráfico de graneles líquidos en su recinto fiscal de la mano de la empresa Olivia Petroleum, que ha apostado por Cádiz como epicentro de su actividad en España. 

Con la puesta en marcha de la nueva terminal “Cádiz II” se ha llevado a cabo una operativa pionera en Zona Franca ya que por primera vez se ha operado con una materia como el aceite de cocina usado. Concretamente, el pasado fin de semana se descargó un cargamento de 1.508,99 toneladas métricas de este tipo de aceite  (used cooking oil – UCO, con sus siglas en inglés) procedente del sudeste asiático en el buque Chem New York que atracó en el muelle de Poniente. 

La operación consistió en que el aceite del barco se descargó en los depósitos de la terminal Cádiz II a través de unas tuberías de última generación que conectan los tanques con el granel líquido. Allí sigue almacenada hasta que grandes camiones se vuelvan a conectar a esas tuberías para cargar el producto y llevarlo al destinatario final. 

La apuesta de Olivia Petroleum por el tráfico de graneles líquidos desde la Bahía de Cádiz entronca a la perfección con la apuesta de Zona Franca por recuperar la esencia de este tipo de productos en su recinto fiscal y potenciar el comercio exterior y la internacionalización como líneas estratégicas para aumentar la competitividad del tejido empresarial gaditano.

En esta línea, este tipo de operación confirma las oportunidades del recinto fiscal  para la importación y exportación de productos, en lo que se conoce como una “trading company”, una empresa que cubre toda la operativa de exportación e importación o actúa de almacenista para terceros.  

Así, tras esta primera operación con aceite de cocina usado está previsto que Olivia Petroleum vaya incrementando la actividad de la nueva terminal Cádiz II en los próximos meses, orientada al trading internacional de materias primas para la fabricación de biodiesel (FAME), previéndose que el producto que ocupe la mayor parte del tráfico sea el aceite usado (como ha sido el caso de la primera operativa), con procedencia principalmente de un tercer país y en menor medida nacional. Hay que señalar que este producto se maneja clasificado como residuo no peligroso dado que básicamente se trata de aceite vegetal desde el punto de vista químico. 

Cabe destacar las ventajas fiscales que supone operar en una instalación bajo el régimen Zona Franca. En este caso, para mercancías llegadas de un tercer país, la principal ventaja es la posibilidad de ser almacenada sin necesidad de importarla, de manera indefinida, hasta decidir su destino. Asimismo, existe la posibilidad de importar solo las cantidades que el propietario estime oportuno, siendo un punto vital a valorar, teniendo en cuenta que esta mercancía saldrá vía terrestre de las instalaciones. La localización estratégica del muelle de Zona Franca, así como su recinto, protegido por la Guardia Civil, hacen de la instalación un punto de gran interés logístico y fiscal.

Hay que recordar que la nueva terminal Cádiz II –en la que se han adecuado y modernizado instalaciones de la antigua Demagrisa, inactiva desde hace más de una década– cuenta con doce tanques de almacenamiento  (cuatro de los cuales son de nueva construcción) con una capacidad de 12.000 metros cúbicos, por lo que amplía y complementa los depósitos de la terminal “Cádiz I”, que tiene una capacidad para 25.000 metros cúbicos.

Además de las instalaciones en Zona Franca, Olivia Petroleum cuenta en la Bahía otro centro de almacenamiento en el muelle de la Cabezuela, donde tiene depósitos para 30.000 metros cúbicos que están ampliando con otros con capacidad para más de 45.000 metros cúbicos. La apuesta por ampliar en la Bahía su capacidad de almacenamiento se debe en gran parte por la ubicación estratégica de estas instalaciones de cara al mercado exterior.